La cremación es el proceso de reducir el cuerpo a fragmentos de hueso. Los fragmentos resultantes se pulverizan en partículas muy finas, a menudo llamadas «cenizas».

Muchas personas eligen la cremación como disposición final y lo hacen por una variedad de razones. De hecho, la cremación se está convirtiendo en la nueva norma para las planes de fin de vida en muchos países del mundo.

Entonces, ¿por qué elegir la cremación?

 

8 Razones Para Elegir La Cremación

 

Algunas personas prefieren la incineración por razones personales al resultarles más atractiva que el entierro tradicional. A estas les resulta muy desagradable la idea de un largo y lento proceso de descomposición, prefiriendo la alternativa de la incineración, puesto que se destruyen los restos inmediatamente.

 

Otras personas ven la inhumación tradicional como una innecesaria complicación de su proceso funerario, por lo que prefieren la sencillez de la cremación.

 

Muchos deciden elegir la cremación porque puede resultar más económica que los servicios de sepultura tradicionales, especialmente si se elige la cremación directa, en la cual el cuerpo es incinerado con la mayor brevedad según las disposiciones legales. No obstante, el coste total variará en función del servicio deseado por el difunto y sus familiares. Por ejemplo, la cremación puede tener lugar después de un servicio funerario completo, o del tipo de contenedor elegido.

 

Existen también movimientos místicos que recomiendan la cremación para la liberación del alma, de tal forma que pueda volver en otra generación en un menor tiempo, aunque esta afirmación posterior varía según el movimiento al que corresponda. Puede que simplemente la incineración forme parte de tus creencias.

 

La creciente escasez de espacio para los cementerios es otro problema. En Estados Unidos, el ataúd es colocado dentro de una fosa de hormigón o concreto, lo que disminuye el espacio, convirtiéndose en un problema serio. Muchos cementerios, particularmente en Japón y Europa, han comenzado a padecer la falta de espacio, haciendo que muchas personas deciden elegir la cremación por esta razón. Incluso, en países como Grecia donde los cementerios están superpoblados y hay una falta de espacio, es muy común que los cuerpos sean exhumados después de unos cinco años para que las parcelas puedan liberarse para otros.

 

Para muchos, la cremación es preferible por razones ambientales. La inhumación o sepultura es fuente de ciertos contaminantes ambientales. Las soluciones embalsamantes, pueden contaminar afluentes subterráneos de agua, con mercurio, arsénico y formaldehído. Los ataúdes por sí mismos también pueden contaminar. Otra fuente contaminante es la presencia de radioisótopos que se encuentren en el cadáver debido entre otras cosas a la radioterapia contra el cáncer, víctima del cual falleció el difunto.

 

Y por supuesto, la cremación hace posible esparcir las cenizas sobre un área determinada o plantarlas en un entorno natural para que se conviertan en árbol, cosa que da mucha comfort a algunas familias. Además, el hecho de plantar un árbol tiene sus propios beneficios ambientales. ¡Imagina un mundo con bosques en lugar de cementerios!